El Festival Tomavistas regresa a la capital.

 E.A.A.26/05/2016 Tomavistas

Si empezamos la crónica contando que en un lugar casi céntrico de Madrid hubo un día en el que durante más de 12 horas hubo música en directo, con la presencia de nombres conocidos como Papaya, Mucho, Perlita, Extraperlo, Autralian Blonde, Neuman y muchos más, en un día soleado en el que poder disfrutar del día, de la música y de la compañía y que aun siendo de entrada gratuita no hubo aglomeraciones ni mucha gente estando muy a gusto en todo momento casi suena a fantasía pero es lo que ocurrió el domingo durante la última jornada del Festival Tomavistas.

Tras un año de descanso y barbecho en el que madurar ideas el festival volvía a la capital esta vez en un nuevo recinto, el Parque Enrique Tierno Galván, con fáciles y rápidos accesos a diferentes opciones al transporte público cercanas.
Un entorno con mucho verde y un escenario principal en el centro de un anfiteatro con gradas en semicírculo que permitían una cómoda y perfecta visión del escenario principal (escenario Tomavistas) desde cualquier parte.


Izal



Y contaba con un segundo escenario (Escenario mondo Sonoro) más pequeño situado frente a la entrada del recinto.



Izal



El festival además contaba con la presencia de muchas opciones para comer en forma de food-trucks donde tras pedir la comida la podías disfrutar tranquilamente sentado en la hierba, bancos o mesas disponibles en el recinto.

Detalle también a destacar el que la pulsera del festival era de las que cuentan con chip electrónico para los pagos que había que precargar con efectivo o tarjeta y había que cargar bien porque los precios del festival eran algo altos. 4€ por poco más de 40cl la cerveza pequeña, 8€ por menos de un litro en formato grande por ejemplo y en los puestos de comida unas patatas 3€, un crepe o un perrito caliente 4€, un bocadillo 6€ y una hamburguesa 9€. Sin duda algo caro todo quizás el único pero del festival.


Crónica del viernes

El viernes, primer día de festival, tras una breve cola para entrar y para que nos pusieran y validaran la pulsera llegamos a tiempo de ver el final del concierto de las Ruinas que inauguraban el escenario principal con muy poco público aún que estaba principalmente reconociendo el recinto, y buscando la sombra que era necesaria a esa hora de la tarde.
Cambio al escenario pequeño (escenario Mondosonoro) para ver a Cuello. Rock clásico de los de toda la vida con un sonido perfecto hasta el detalle a pesar de su potencia y agresividad por momentos.


Izal



Sin duda una de las actuaciones más esperadas del día (y del festival) era la de Novedades Carminha que ponían de largo en directo su último trabajo “Campeones del Mundo” en Madrid. Y no defraudaron ni al público ni a nosotros. Ritmos bailables y un directo que intenta y consigue hacer que el público se divierta y baile las canciones.


Izal



Y de nuevo cambio de escenario para ver a Trepat en el pequeño. Los andaluces nos engancharon a bailar con su música algo oscura compuesta por temas que pueden llegar a convertirse en grandes himnos como “¡Ruperto, sal a bailar!”, Retrofestiva o “Martirio”.
Otro de los platos fuertes en el cartel de la tarde noche eran Guadalupe Plata. Los mexicanos con su rock blues de tintes oscuros y letras casi inexistentes y su ya famoso barreño en vez de bajo en ocasiones y bajo en vez de barreño en otras consiguen su show cada vez más variado en directo que sigue asombrando y abriéndose un merecido hueco en la escena indie y festivalera.


Izal



Lost Tapes con pop sintético fue una de las sorpresas de la noche. Cuentan con un eléctrico frontman RJ Sinclair, tan bailón que hacía que te quedaras embelesado mirando el escenario y que acabaras integrándote en sus bailes .

Al margen de la música lo que más nos llamó la atención de esta primera jornada quizás fue que la media de edad del festival era alta en comparación con los festivales más populares. La mayoría de los asistentes pasaban de los 30 años y muchos de ellos acudieron al festival con sus hijos aprovechando que ya pueden entrar menores a este tipo de espectáculos, el buen tiempo reinante durante todo el finde y la tranquilidad que ofrecía el recinto.


Crónica del sábado

La potencia sobre el escenario de la presentación del “Salve Discordia” de Triángulo de Amor Bizarro y electrónica de WAS cerraron de la mejor manera posible la jornada del segundo día del festival. Una jornada que a pesar del intenso calor en la capital se llevó bien gracias a la presencia de nubes constantes que tapaban el sol.

Señores se plantaron en el escenario Mondo Sonoro a media tarde para presentar temas ya clásicos y alguno de sus nuevos, incluido entre ellos su nuevo single “Verbena en la Plaza del Pueblo”.
Nos sorprendió Perro sobre el escenario con su doble percusión y el buen rollo que generaban desde el escenario y que contagiaron al poco abundante pero animado público que esperaba pasadas las siete de la tarde para verlos. Hicieron un repaso en directo prácticamente a todo su último trabajo “Estudias, Navajas”.


Izal



Vuelta de nuevo al escenario Mondo Sonoro donde ya se habían juntado muchos para ver a Disco las Palmeras que, con muchos problemas de sonido, consiguieron sacar adelante su actuación pero nos dejaron con ganas de verles de nuevo con un sonido más decente.


Izal



A estas alturas esto parecía un partido de tenis con cambios de escenario y de lado a lado del recinto cada 45 minutos y turno ahora para Grupo de Expertos Sol y Nieve en el principal con mucha más gente bajo el escenario para escuchar su rock que no envejece con el paso de los años.
Y vuelta otra vez al Mondosonoro a ver a Siberian Wolves que sólo son dos pero llenan el escenario como cinco o más miembros. Rock directo y contundente, casi sin pausas que provoca un subidón de adrenalina entre quién está bajo el escenario.
La presencia internacional corría a cargo de The Wedding Present. Los de Leeds nos dejaron u concierto serio y sin salirse del guion donde no faltaron singles como “Interstate 5” o “Kennedy”.

Y con ellos llegó un pequeño descanso para nosotros para descansar, comer algo y reponer fuerzas para la intensa recta final de la noche que quedaba por delante en el Tierno Galván.


Crónica del domingo

La jornada del domingo, la abierta a todo el público, contó con la presencia de muchos, pero que muchos, niños pequeños de todas las edades en el recinto que disfrutaban de la música bailando como nadie y correteaban y jugaban continuamente por la hierba.
Es cierto que según avanzaba la tarde la presencia de público fue creciendo pero en general no llegó a ser masiva en ningún momento lo cual nos parece una pena ya que un festival de este tipo se merecía la presencia y apoyo de mucha más gente o se acabará perdiendo.

Comenzamos nosotros la mañana con un grupo al que teníamos muchas ganas de ver en un festival. Hablamos de Papaya que con la presencia hipnótica de Yanara sobre el escenario se metieron al público en el bolsillo desde el tema uno en un concierto 100% festivalero, alegre y divertido en el que hasta invitó al público a subir a bailar con ella en el escenario y que llegó al culmen con su hit “No me quiero enamorar”.


Izal



Lo que sí que se notó esta jornada fue la presencia de un público 100% festivalero, desinhibido, vestidos de manera diferente y única e incluso disfrazados. Un público que hoy si se parecía más al de un festival.
Después tiempo para comer y Extraperlo abría el escenario Tomavistas en la jornada de tarde. Mucho calor y poco público en la presentación de su “Chill aquí” publicado este año.
El resto de la tarde la pasaríamos ya en este escenario para ver a propuestas como Tachenko o Luis Brea y El Miedo estos últimos fueron otra grata sorpresa para nosotros ya que no les habíamos visto en directo hasta ahora. Un directo potente y rockero que movió al público aún bajo un sol de justicia.



Izal



Mucho o como Martí les autodefinió “La sociedad ilustrada de la mandanga eterna” comenzaban el turno ya con bastante más gente presente en el Tierno Galván. Entre el público pudimos ver a alguna cara conocida que no quiso perderse los directos de sus amigos como Brian Hunt, Buby Sanchis o Zahara . El de Mucho fue un concierto algo psicodélico, con mucho teclado y una guitarra brillante, en el que el repertorio fue 100% de su último trabajo “Pidiendo en las Puertas del Infierno”.



Izal



Unos que no cambian ni pierden con los años son Australian Blonde que no defraudaron a sus muchos incondicionales con sus ya himnos con más de 20 años de edad y donde no faltó el esperado por muchos "Chup Chup" que les llevó a la fama en los 90.
Y cerró el festival quizás los más esperados del día. Hablamos de Neuman a los que parece que el obligado descanso les ha sentado muy bien y que han vuelto con más fuerza que antes. Bastan una batería, un teclado y la guitarra y la voz de Paco Neuman para hacer música y canciones que la mayoría tararearon, cantaron y bailaron y que no defraudaron a nadie dejándonos al final con la impresión de que se nos había hecho corto su concierto y el festival.



En resumen, un festival que en lo musical combinaba de todo: propuestas nacionales, internacionales, emergentes, consagradas, jóvenes y mayores en un recinto cómodo, bien comunicado y que acabó dejando contentos a los asistentes. Actuaciones siempre puntuales y la devolución del dinero sobrante en las pulseras rápida y sin problemas el último día. Como peros lo que ya hemos contado antes, precios algo altos en las consumiciones. Pero que quizás por el concierto de Springsteen del sábado y la final de copa del Rey del domingo (ambas citas también en Madrid) no contó con la presencia de público esperada.







Buscar en nuestra base de datos


ÚLTIMAS PUBLICACIONES









El vídeo de la semana